Un tapón se define como una “pieza que se introduce en la abertura de un recipiente de boca estrecha, en un conducto u orificio, o se adapta a ellos, y que sirve para cerrarlos impidiendo la comunicación con el exterior”. Ejemplos bastante conocidos son los tapones de corcho para vinos y los tapones para oídos. En la industria metálica, la tubería requiere tapones para las extremidades, con el fin de evitar que el polvo, el agua o pequeños insectos se introduzcan en el tubo (img.1)

Los tapones más comerciales destinados a la industria metálica son hechos de plástico o de caucho. La diferencia radica en que los tapones de plástico son deslizables y los de caucho son adherentes. Es decir, si los tapones son para una estructura que se está moviendo constantemente, lo mejor es usar tapones de plástico; pero si son para una estructura que por fuerza mayor debe ser estática, deberá optar por los de caucho. Aunque es importante mencionar que, si la estructura va a ser sometida al sol y al agua constantemente, la taponería de plástico es más resistente.

Mostrando los 4 resultados

Sort by:
Back to Top